papel continuo

En la mayoría de procedimientos administrativos el papel continuo se presenta como una solución efectiva para optimizar el uso de papel y su coste económico y medioambiental.

Seleccionar el gramaje, el acabado y el formato adecuado te permitirá sacarle mayor partido a tu impresora y aprovechar mejor los recursos de los que dispones.

Principales características de los formatos continuos

Tanto las impresoras láser como las matriciales (las más utilizadas con este tipo de producto), rendirán más si aparte de una buena configuración utilizas el papel que mejor se adapta a sus características particulares.

En líneas generales se trata de una única pieza de papel (motivo por el que recibe el calificativo de continuo), que se compone de entre 500 y 2000 hojas plegadas en zig zag, unidas por microcortes y con perforaciones a ambos lados que facilitan su movimiento dentro de la impresora matricial.

Entrando más en detalle, las especificaciones del papel continuo se pueden clasificar en tres categorías:

1. Según el formato
Normalmente las medidas del papel continuo para impresoras se expresan en pulgadas. Se trata de una herencia estadounidense, ya que fue allí donde surgieron las primeras impresoras aptas para este tipo de papel.

Aunque pueden ser de varios tipos, los estándares con los que se suele trabajar son los siguientes:

377 mm x 11 pulgadas.
240 mm x 4 pulgadas.

2. Según el tipo de papel
Uno de los usos más extendidos de este tipo de papel es la impresión de comprobantes, facturas y otros documentos de pago que hacen necesaria la entrega de varias copias. En este sentido habría que realizar una distinción entre:

Formatos continuos con copia: se trata de un tipo de papel autocopiativo con el que se pueden obtener hasta 4 copias por impresión. Funciona con químicos o con copias de carbón.
Formatos continuos en papel bond: son formatos con los que no se obtienen copias durante la impresión. Suelen tener un gramaje de 50, 75 o 90 gramos.

3. Según el diseño
Cuando el papel continuo tiene un uso comercial es probable que la empresa necesite algún tipo de identificativo en cada copia. Atendiendo a esta característica en el mercado podemos encontrar:

Preimpresos: papel personalizado para cada tipo de usuario.
Consola: papel sin ningún tipo de distintivo previo a la impresión.
Stock form (con o sin logo): es el papel propio de los formularios al que se le puede añadir algún logo o distintivo si la empresa lo considera necesario.